En mi alma una derrota,
que me hace sentir rota,
la amargura en un lamento,
que derrite mis cimientos.

Me hago fuerte en la balanza,
y eso rompe la esperanza,
ya no espero que algo cambie,
ya no creo en lo de antes.

Miro al cielo que es mi espejo,
y me veo tan brillante,
que me pierdo si me encuentro,
que soy sombra deslumbrante.

El terreno se hace viejo,
quiero alas que no atrapen,
mi cuerpo perecedero,
se hace eterno un instante.

Roca fría en un volcán,
agua que moja la mar,
viento que yace herido, fuego que arde en tu corazón vivo.

¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPrint this pagePin on Pinterest

educalibre