ZONA VEGETAL

Todo sobre la chufa

Todo sobre la chufa
5 (100%) 1 vote[s]

En bajandoalatierra encontrarás entre otras cosas una extensa biblioteca de contenido sobre todo lo relacionado con la naturaleza. En el artículo de hoy vamos a ver: “Todo sobre la chufa”

TODO SOBRE LA CHUFA

Qué deliciosa la horchata, una de mis bebidas favoritas y se hace con este tubérculo, en este artículo titulado “Todo sobre la chufa” disfrutaremos aprendiendo, y digo disfrutaremos porque yo aprendo a medida que lo escribo, ya que voy recopilando información y adaptándola para que sea una lectura agradable y constructiva. No me enrollo más, pasamos a ver todo sobre la chufa.

Qué es la chufa

Cyperus esculentus es el nombre de la especie que también conocemos como juncia avellanada. Se trata de una planta herbácea que da unos tubérculos comestibles conocidos coloquialmente como chufas.

Es una planta con tallos macizos, poblados por hojas de entre 40 y 50 centímetros de longitud que se hacen ásperas al tacto. Es una planta de la misma familia que la Cyperus rotundus L, una mala hierba muy común y de la Cyperus papirus L, como su nombre indica, la planta de la cual se extrae el papel. Se trata, como vemos, de una familia muy prolífica.

Hay que tener en cuenta que la chufa se forma como tubérculo, debido a su sistema radicular rizomático.

Origen de la chufa

Se cree que la chufa era un producto que ya se utilizaba en el antiguo Egipto

De hecho, en sarcófagos egipcios se han descubierto vasos con restos de infusión de chufa. Tanto árabes como persas hablaban mucho de los beneficios diuréticos y energéticos del tubérculo.

Hace doce siglos, cuando los árabes trasladaron su cultivo desde la remota región de Chuf (Sudán) hasta tierras levantinas. Vieron que el clima de estas latitudes era idóneo para su plantación. Desde entonces, el diminuto tubérculo ha moldeado el paisaje llano de la zona. La alquería El Machistre alberga un museo que muestra la evolución del entorno y los procesos de sembrado y transformación de este alimento divino.

Siembra de la chufa

Cuándo sembrar chufa

Para sembrar chufas en nuestra huerta necesitamos un clima templado, de ahí que el clima mediterráneo sea clave para su producción. Por lo tanto, el clima es determinante para que la planta crezca, se desarrolle y dé esas flores amarillentas que nacen de los tallos. Y, por supuesto, las chufas.

Sustrato y abono ideal para la chufa

El cultivo de la chufa sólo puede realizarse en suelos de unas características especiales, si se pretende obtener una producción de calidad.

Los suelos adecuados para el cultivo de la chufa han de ser sueltos, pues la recolección ha de realizarse tamizando un espesor de suelo de 15-20 cm de profundidad donde se encuentra el tubérculo y si se tamiza en suelos fuertes, el tubérculo sale bastante sucio de tierra, lo que encarece notablemente el lavado. Además, en los suelos sueltos, franco-arenosos, es donde la chufa adquiere una mayor calidad, sabor más dulce e intenso, piel más fina, ausencia de raíces que la deprecien (chufa peluda) y tamaño más grande y uniforme.

En los suelos arcillosos, auque algunos tubérculos puedan alcanzar inclusive mayor calibre que en los suelos arenosos, su tamaño medio es inferior. Además, presentan mayor cantidad de raíces, su piel es más basta y son menos sabrosos. Pero el principal problema de los suelos arcillosos se presenta en la recolección, ya que se forman terrones o pellas dentro de las cuales pueden haber chufas. En estas circunstancias el transporte se encarece tanto, por tener que transportar un volumen de suelo 3 ó 4 veces mayor, como en la operación de lavado, para separar la chufa de la tierra.

En suelos totalmente arenosos, aunque son pobres y retienen poco la humedad, también se pueden cultivar chufas. Sin embargo, la arena debe ser de grano fino, libre de sanidad y bien oreada.

De todo lo expuesto anteriormente se deduce que los suelos han de tener una textura especial para poder dedicarnos a este cultivo. Cuando no ocurre esto el rendimiento agrícola desciende notablemente y la calidad de los tubérculos también, presentando tejidos suberificados (“corcho”) que disminuyen rendimientos en la elaboración de la horchata, y no dan el sabor dulce y específico de esta bebida.
Otros caracteres que deben reunir los suelos son los siguientes: tener un buen drenaje, nivelación, limpios de restos vegetales y piedras abundantes en materia orgánica y no salino

La siembra de la chufa

Para plantar chufas en nuestro huerto urbano, debemos escoger una jardinera de tamaño medio, si tenemos una huerta, deberemos preparar un bancal especial en el que añadiremos un 70% de arena fina y un 30% de humos de lombriz, de unos 30 cm de profundidad. La tierra o compuesto que le vertemos en la jardinera debe quedar muy suelta. Y es que la chufa nos exige terrenos muy arenosos y muy abonados, eso si, aprovechar el mismo suelo del anterior cultivo, nos puede ir mucho mejor aún que introducir tierra totalmente nueva.

Antes de plantar las chufas, las debemos rehidratar durante unas 24 horas antes, a la vez las deberemos germinar; después las plantaremos a unos cinco centímetros de profundidad, y entre ellas las plantaremos bien separadas, concretamente entre unos 10 o 15 centímetros, de esa forma crecerán libremente. El mes que más conviene plantar las chufas es a medianos de abril.

Las chufas exigen mucha agua, y no les debe faltar nunca agua ni abono. Si sigues esta serie de consejos, tus chufas crecerán muy bien, y pueden llegar a ser la joya de tu huerto urbano.

Y después del verano cuando se hayan secado las partes que sobresalen de la tierra, las chufas estarán listas para ser recolectadas. Si las hemos plantado en una tierra bien arenosa, será bien sencillo sacar las chufas de la tierra.

 

 

Tags

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker
A %d blogueros les gusta esto: