A priori puede parecer que la aparición de nuevas tecnologías y su constante actualización es directamente proporcional a la evolución de la raza humana, pero la realidad es