Desde una falsa fachada de benevolencia y en un contexto de desinformación total, la industria farmacéutica utiliza la ignorancia y el deseo de bienestar del ciudadano para convertir la sanidad en un temerario negocio de descomunales proporciones.

El control de la salud física y mental de la población, así como en control de la demografía mundial encuentran en la industria de la salud y la alimentación medios perfectos de trabajo.

En tiempos en los que la injusticia impera, un intento por llegar a una concienciacón personal y pública se vuelve imprescindible.

Esta es una lucha abierta por la desmantelación de las mentiras institucionalizadas que nos afectan a todos, día a día.

La permisividad de los órganos de poder frente a la situación actual dejan en evidencia que es la enfermedad y no la salud la condición por la que realmente apuesta aquellos que han venido decidiendo sobre nuestro futuro.

La historia y el tiempo han supuesto una evidencia contundente que refleja la soledad del pueblo frente a una élite dominante ausente de escrúpulos. Solo somos nosotros, el pueblo, los únicos capaces de detener la muerte, el abuso y el engaño, para conseguir así construir entre todos un futuro en el que por primera vez la humanidad este por encima del negocio.

_______________________________________________________________________________________________________

¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPrint this pagePin on Pinterest