Receta Plastilina Casera (En 5 minutos y sin cocción)
Tu voto es muy importante para nosotros

Esta receta es de las mejores que encontramos por internet por dos motivos: No necesita ni cocción ni agua caliente y se hace en solo unos minutos.

Otra ventaja es que puedes hacerla más o menos blanda simplemente añadiendo un poquito más de aceite.

Para los bebés pequeños les va mejor blandita. Les encanta aplastarla con la mano o hundir los dedos. Si se la meten en la boca, la escupiran por la cantidad de sal que lleva. Aunque tampoco le pasará nada si acaba tragando algo de esta plastilina ya que solo lleva harina, sal, agua y aceite.

Dura bastante tiempo sin ponerse mala, supongo que por la sal. Yo la guardo en un recipiente de plástico tapado.

Plastilina casera en cinco minutos

Un par de aclaraciones antes de ponernos con la receta:

  1. Como taza utilizo un pocillo que lleva lo que un bote de yogur. La cantidad que tú hagas depende de la cantidad de niños que tengas y de su edad, como es lógico.
  2. El aceite es la clave. Para ese pocillo, yo uso dos cucharadas y media de aceite pero depende de la marca de harina también. Mi consejo es que empieces con un par de cucharadas, amases y añadas más si necesitas. Si pones aceite de más, quedarán un poco pringosas las manos y al día siguiente habrá aceite suelto en el recipiente donde la guardes. Nada grave. Pon una servilleta para que lo absorba y a seguir jugando con la plastilina. La textura será más blandengue pero encontraréis nuevas formas de jugar seguro.
  3. Para hacer formas tenemos moldes de plastilina y cortapastas. Lo bueno de los cortapastas es que los puedes usar en la cocina para hacer galletas o formas en el pan para los peques. Son muy fáciles de encontrar y baratos. Menos de dos euritos cuesta el pack con el osito de la foto y otras cinco figuras.
  4. Rodillos, cuchillos, cucharas y tenedores(de plástico o madera) dan mucho juego aunque no son imprescindibles.

Cómo hacer plastilina casera sin cocción ni agua caliente

Ingredientes

  • 3 tazas de harina
  • 1 taza sal fina(cuanto más fina, mejor)
  • 1 taza de agua
  • 2-5 cucharadas de aceite, yo uso de girasol pero vale cualquiera (empieza añadiendo  por dos cucharadas)
  • colorante alimentario (opcional)

Elaboración

Pon todo junto en un molde y mezcla bien.

¡Listo!

¡A jugar!

Si crees que la textura es demasiado dura, añade un poco de aceite. No te preocupes demasiado por que en cualquier momento puedes añadir más. Ante la duda, no añadas más. Al día siguiente la masa suele estar mas maleable.

Opcionalmente puedes dividir en trozos y ponerles colorante. Mezcla lo suficiente para que el colorante deje de manchar y listo. Según jugáis, la masa irá cogiendo el color.

Las primeras veces que juegas no tendréis nada de material, ni os hará falta si es un bebé. Con amasar ya estará suficientemente entretenido.

Con el tiempo necesitarán material auxiliar. Te recomiendo que antes de comprar nada busques en casa a ver lo que tienes que ya te puede servir como cucharas, cortapastas, tubos o trozos de madera que sirvan como rodillo, tapones de varios tamaños…