La higuera y su fruto el higo, Ficus carica

El cultivo del higo se remonta hasta la Antigüedad—ya la Biblia habla de sus hojas en los primeros capítulos de Génesis. La higuera es un árbol originario de Asia, pero en la actualidad es típicamente mediterráneo. En España, uno de los países mayores productores de higos, se ven higueras por doquier.

 

Tipos de higueras
Al margen de que existan cientos de variedades de higos, en cuanto al árbol, existen dos tipos, la higuera común y el breval. Mi higuera ha resultado ser una higuera común, de las que dan solo higos de junio a octubre. Existe otro tipo de higuera, el breval, que da dos cosechas, una de brevas en la primavera, y otra de higos en otoño. La breva es un fruto mucho más grande y de un exquisito sabor. La Biblia habla de los primeros frutos de la higuera, o sea las brevas, como más dulce y valioso que el fruto posterior, o sea el higo común.

Reproducción de la higuera
La higuera se reproduce por acodo y esqueje. Para elegir los mejores esquejes, se debe evitar las ramas del centro. Los expertos aconsejan elegir una rama exterior de mas o menos un metro y enterrarla inclinada dejando una cuarta parte de la rama al descubierto. Esta rama echará raíces con gran facilidad. Al ser un árbol de secano, extiende raíces grandes y muy superficiales, sin profundizar, que buscan agua donde la haya, incluso en los cimientos de las casas. Por aquí es frecuente oír de alguien que se vio obligado a cortar su higuera porque le estuviera moviendo los cimientos de la casa.

La higuera se planta en invierno, preferentemente durante el mes de enero. En el caso de mi higuera, no seguimos los procedimientos habituales por desconocerlos. Sacamos el- esqueje a finales del verano y lo pusimos en una maceta donde pasó todo el invierno en el jardín. Era un esqueje muy pequeño, de unos 30centímetros, como mucho. En la primavera echó unas hojas y se convirtió en un arbolito. Como ya habíamos oído algo acerca de los problemas que presentan las raíces de las higueras plantadas en jardines, lo plantamos en el exterior de nuestro jardín, el terreno de la comunidad.

El cultivo de la higuera y sus cuidados
La higuera es un árbol poco exigente en cuanto al terreo y requiere pocos cuidados una ver plantado y arraigado. En cuanto al clima, prefiere un clima mediterráneo cálido y seco, pues tolera bien temperaturas tanto altas como bajas, pero le perjudica la humedad y las lluvias frecuentes. Es de crecimiento lento. Puedo tardar de dos a cinco años en dar fruto, pero los dará por años y años, hasta más de cien.

Riegos de la higuera
Es uno de los árboles más resistentes a la sequía y le perjudica la humedad, pro puede requerir algún riego en marzo, si el invierno ha sido excesivamente seco. Al igual que el olivo, se dice que cuanto mas sequia padezca mas dulce serán sus higos.

Fertilización de la higuera
Las higueras no suelen requerir abono, pero de hacerlo se fertilizará sólo con nitrógeno una vez al año al principio de la primavera.

Podas de la higuera
La higuera requiere pocas podas, sin embargo se deben realizar podas de formación los primeros tres años en los mese de invierno. La higuera produce un número considerable de higos, por lo que es preferible que el árbol no se haga demasiado alto y así poder recoger el fruto desde el suelo. Para mantener el árbol a una altura buena, se cortan las ramas más altas a mediados del invierno. También se aconseja eliminar las ramas centrales y las secas.

Enfermedades y plagas de la higuera
Según el informe publicado por la Cámara de Cáceres sobre el cultivo de la higuera, este es un árbol difícilmente atacada por plagas o enfermedad, sobretodo si se trata de un ejemplar aislado. No obstante existe un número de posibles plagas y enfermedades que se detallan en la página http://www.camaracaceres.es/actividades/publicaciones/libros/completos/18/contenidos/cultivo.htm#ii.10.

Recolección del higo
Deben cogerse las brevas y los higos en su momento, cuando ya han madurado. Las brevas se recolectan en el mes de junio y los higos desde agosto hasta finales de octubre.

Propiedades medicinales de las hojas de higuera.

Para la Diabetes: Las hojas de la higuera contienen altas cantidades de insulina natural, por lo que su consumo reduce la necesidad de inyectarse dicha sustancia. Es un excelente remedio natural para aquellas personas que sufren de diabetes. Se mastican las hojas verdes, y se ingiere el sumo de las mismas.

Triglicéridos: Las hojas de higo reducen los niveles de triglicéridos en el cuerpo, por tanto se deben consumir con regularidad, lo cual previene de infartos y obesidad.

Úlcera: Un buen remedio contra la úlcera es mascar las hojas de higo y tragar el jugo resultante.

Bronquitis: Con las hojas de higo se prepara un té que es un remedio casero ideal para tratar la bronquitis, el asma y otras enfermedades de las vías respiratorias.

Propiedades medicinales de los higos.

Reducción del colesterol: El higo es rico en pectina. Esta sustancia hace que el sistema digestivo expulse el colesterol y las toxinas del cuerpo.

Previene el estreñimiento: Cada porción de higo contiene al menos 5 gramos de fibra. Esto hace que los procesos digestivos sean más rápidos; de modo que ingerirlos es beneficioso para el sistema digestivo. Además es un laxante natural.

Perder peso: La fibra presente en el hígado hace que la grasa no sea absorbida por nuestro cuerpo. Es aconsejable que lo consuman las personas obesas o quienes quieren reducir su peso corporal, ya que acelera el ritmo digestivo de nuestro cuerpo.

Tensión arterial: El higo es una fuente importante de potasio, mineral efectivo para reducir y controlar la presión arterial, por lo que se recomienda a las personas que padezcan de hipertensión comer esta fruta con regularidad.

Propiedades antioxidantes: Estudios han evidenciado que los higos tienen propiedades antioxidantes. Se debe consumir dos higos secos medianos diariamente para producir un aumento significativo de estos compuestos en el cuerpo.

Densidad ósea: Los higos son también una importante fuente de calcio para el organismo, por esa razón favorecen la densidad ósea. Además previenen la pérdida de calcio a través de la orina, lo cual evita que se produzca un debilitamiento de los huesos; por esta propiedad se convierten en un alimento ideal para aquellas mujeres que están en la edad de la menopausia, etapa que puede afectar mucho a los huesos.

Otros usos medicinales.

El látex que segregan las hojas es rico en ficina, la cual es digestiva y se recomienda en casos de indigestión o tránsito lento, estimulando los procesos digestivos de las comidas que contienen grandes cantidades de proteínas.

Una receta casera muy práctica para combatir la tos ferina es tomar 20 gramos de polvo de higo y hervirlos en medio litro de agua. Esta preparación deberá ser repartida para tomar cuatro veces al día.

La ficina del higo, al igual que en la piña y la papaya, es ideal para disminuir la inflamación de tejidos blandos, por lo cual se recomienda en casos de reumatismo, problemas en los ligamentos o la artritis.

Por vía externa es aconsejable aplicar a manera de cataplasma las hojas o los higos sobre las úlceras. El látex también sirve para eliminar callosidades de la piel y verrugas.

Para sacar la pus de las llagas, poner 4 brevas en un recipiente pequeño que tenga tapa, agregar leche hasta cubrir las brevas y colocarlo en el horno por una hora a temperatura de 159ª aproximadamente. Durante ese tiempo las frutas absorberán la leche, se cortan por la mitad y se aplica directamente sobre las llagas.

Entre algunos de los usos más populares de esta planta está el de consumirla luego de los 30 años para prevenir la osteoporosis, también se dice que actúa como dilatador en el momento del parto y para combatir trastornos ginecológicos como la amenorrea y la dismenorrea.

Un método sencillo y práctico de desintoxicar el organismo es consumir entre 1 y dos kilos de higos dos veces por semana, ello dependiendo de la tolerancia hacia la fruta y el apetito.

Para mantener unos riñones saludables, el consumo de los higos es recomendado.

También es posible destacar que por su alto contenido vitamínico presenta grandes beneficios como relajante y contra el estrés.

Para aliviar los dolores de garganta: hervir en dos tazas de agua 3 brevas picadas, se dejan a fuego lento, por cinco minutos, luego se retiran y se tapa para dejar enfriar la mezcla. Se toma media taza de esta sustancia cada cuatro horas.

Para disminuir la irritación en los pulmones: Se cocina a fuego lento 5 brevas en dos tazas de agua, dejar que hierva y luego dejar enfriar en un lugar fresco y tapadas. Tomar esta bebida cada cuatro horas para un pronto alivio.

¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPrint this pagePin on Pinterest

educalibre