Eres tu quien da valor

y sentido a mi simiente,

al ver crecer una flor

nueve meses en tu vientre.

La vida, a veces extraña

yo no la se comprender,

y al ser tu quien me acompaña

se me hacer fácil de hacer,

mi corazón, mi cabaña,

mi bendición, tu, mi mujer,

mi cristal ya no se empaña

dejándose ver mi ser,

ahora riego mi jardín

igual que lo hacía ayer,

mas con una diferencia

una nueva flor que ver,

espero con impaciencia

a nuestro pequeño Uriel.

 

Adán Casado

 

 

 

 

¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPrint this pagePin on Pinterest

educalibre