¡Si estás pensando plantar pistacheros este artículo te interesa! Aunque el cultivo del pistacho es minoritario en España en los últimos diez años su cultivo ha aumentado de forma importante, debido a su alta rentabilidad. Se trata de un cultivo que tradicionalmente se produce en secano pero el riego permite aumentar la producción y las zonas potenciales de cultivo.

¿Puedo plantar pistachos en mi zona?

La zona óptima para la siembra del pistachero está entre los 30 y 45º N de latitud. Es decir, en una pequeña zona del mundo que engloba los países mediterráneos, el Oriente Próximo, China y el sur de Estados Unidos. Se cultiva bien en la mayoría de suelos siempre y cuando el drenaje sea bueno ya que no tolera los encharcamientos.

El pistachero es un árbol muy rústico. Soporta temperaturas extremas tanto de calor (50ºC) como de frío (-30ºC). En época de maduración (junio – julio – agosto) necesita mucho calor y un ambiente seco para evitar enfermedades. Requiere frío en invierno para asegurar la correcta a floración y polinización. Las heladas no son un limitante para este cultivo ya que florece tarde, en abril o mayo. La precipitación óptima para este cultivo es entre 500 y 600 mm anuales. Se puede producir, en secano, en zonas con menor pluviometría pero los rendimientos son inferiores.

¿Qué debo tener en cuenta antes de plantar?

Antes de implantar el cultivo del pistacho tienes que plantear los siguientes puntos:

  • Las variedades macho y hembra: hay una amplia gama de variedades tradicionales de pistachero donde elegir. Además también hay nuevas variedades desarrolladas en los últimos años con mucho potencial. Para una correcta polinización se tiene que plantar un macho para cada 10 hembras.
  • La variedad del patrón: en general los pistacheros son árboles que, como la mayoría de frutales, se plantan injertados. De esta forma la variedad patrón se selecciona según el suelo mientras que la variedad injertada solo se selecciona con criterios de producción.
  • El marco de plantación: el marco de plantación más usual es de 6 – 7 metros entre filas y 5 metros entre arboles, aunque este se tiene que adaptar según las condiciones.
  • Presentación de la planta: los frutales se pueden plantar en cepellón o a raíz desnuda. Según la época del año en la que se quiera plantar la elección variará. El cepellón se puede plantar cualquier época del año mientras que los árboles a raíz desnuda solo se pueden plantar durante el invierno.
  • Injerto: tanto se pueden comprar plantas ya injertadas en vivero como realizar el injerto en campo. La primera opción es más cómoda pero también más cara. La segunda requiere plantar primero el patrón y más tarde pasar a injertar todos los árboles.

Una vez tengas todo lo anterior decidido tienes que preparar el terreno para la plantación. Lo mejor es realizar labores profundas cruzadas, con un subsolador o arado de palas. Luego se realiza una pasada con cultivador para dejar el terreno fino. Es importante que justo después de plantarlos los árboles se tutoren y se protejan con una malla. De esa forma se asegura un crecimiento correcto. Además, para una buena adaptación se tiene que realizar un riego de implantación.

Claves para el cultivo del pistacho:

Poda

Según la edad de los pistacheros el tipo de poda a realizar varía:

  • Poda de formación: es la que se realiza los primeros 5 – 8 años en los que el cultivo no es plenamente productivo. El objetivo es conseguir que el árbol adquiera la forma deseada. La forma idónea es en vaso con tres ramas principales y altura de cruz no superior al metro. Con esa forma se consiguen mejores rendimientos y la recolección es más fácil.
  • Poda de producción: esta es la poda que se realiza todos los años productivos en invierno. El objetivo de esta poda es conseguir aireación y luminosidad en el interior del vaso. De esa forma se consigue mantener la producción, el objetivo principal de la plantación.

Manejo del suelo

El cultivo del pistacho se puede realizar bajo distintos manejos del suelo. En los secanos tradicionales se labra el suelo. En general se hacen una o dos pasadas profundas con arada de vertedera o subsolador para esponjar el suelo y facilitar la entrada del agua. Además, durante el verano se realizan varias pasadas de cultivador para controlar las malas hierbas.

No obstante, también es posible cultivar pistachos con cubierta vegetal ya sea solo en la calle o en toda la superficie. Siegas frecuentes son básicas en este tipo de manejo. Permiten tener una cubierta uniforme y evitar crecimientos excesivos. Un herbicida total es la mejor opción para evitar la presencia de malas hierbas alrededor de los árboles.

Riego

Las necesidades hídricas del pistachero, oscilan entre 300 y 600 mm según la variedad. En general, en zonas áridas estas necesidades se cubren con dotaciones de riego de entre 4.000 y 6.500 m3/ha.

El riego localizado es perfecto para el cultivo del pistacho. Con ese tipo de riego de se evitan los encharcamientos. Reacciona mejor a riegos abundantes poco frecuente que a pequeños riegos con mucha frecuencia.

Para conseguir mucha producción y de calidad es interesante dividir el riego en tres fases:

  • Fase I – Desde floración hasta el máximo tamaño del fruto: en esta fase se tiene que cubrir la totalidad de sus necesidades hídricas.
  • Fase II – Endurecimiento de la cascara: para conseguir un buen endurecimiento es importante establecer restricciones en el riego. El óptimo es aportar solo la mitad de las necesidades.
  • Fase III – Maduración del fruto hasta recolección: En esta fase, como en la primera, se tienen que cubrir el 100% de necesidades hídricas del cultivo.

Fertilización

Para conseguir un cultivo sano y un buen rendimiento es muy importante cuidar de la fertilización. Hacer un análisis de hojas en primavera es la mejor forma de planificar la fertilización para cada campaña. De esa forma se puede saber que déficits presenta nuestro cultivo. En la siguiente tabla hay los valores de nutrientes en hoja óptimos:

En regadío lo más usual es aplicar los abonos por fertirrigación. De ese modo se puede controlar al máximo la fertilización adaptándola a las necesidades del cultivo en cada momento. En secanos áridos es común utilizar abonos foliares ya que no es necesario que haya humedad en el suelo. También se pueden usar granulados en momentos en que haya humedad suficiente.

Plagas y enfermedades

El pistachero es un cultivo muy rústico. Por lo tanto plagas y enfermedades lo afectan poco. La principal plaga son los insectos picadores que actúan durante el verano dañando la cascara.

Recolección y procesado

Entre finales de agosto y principios de septiembre, según la zona, es el momento de recolectar el pistacho. La recolección se hace con un vibrador con paraguas, como en el olivo.
Una vez este está recogido se tiene que procesar ya que se comercializa pelado y seco.

¿Por qué el cultivo del pistacho tiene tanto futuro en España?

Como hemos visto el pistacho es un cultivo muy interesante. Se adapta muy bien a las condiciones de gran parte de España. Actualmente nuestro país es importador de pistachos, por eso, las grandes empresas comercializadoras de frutos secos están muy interesadas en potenciar este cultivo. Estas aseguran la compra de toda la cosecha a precios de mercado.

Además con los nuevos regadíos se pueden conseguir muy buenas producciones. De media, en regadío, el rendimiento de este cultivo es de 2.000 kg/ha a partir del octavo año y hasta el final de su vida productiva. El precio de venda medio de los últimos 10 años es de 4,6 €/kg. Por lo tanto los ingresos en regadío pueden ser de 9.200 €/ha y año. En secano, el rendimiento es un poco menor, entre 1.000 y 1.500 kg/ha pero el cultivo es igualmente viable económicamente ya que los costes también se ven reducidos.

En resumen, el cultivo del pistacho está en auge y tiene el futuro asegurado durante los próximos años. Si quieres plantar pistacho, este es el momento idóneo!

Propiedades cardiosaludables

Como veremos en el apartado dedicado a las propiedades nutritivas del pistacho, estos frutos secos destacan precisamente por su elevado contenido en ácidos grasos, en especial ácido oleico.

Como de buen seguro sabrás, los ácidos grasos son grasas saludables, especialmente útiles a la hora de reducir los niveles elevados de colesterol LDL, a la vez que ayuda a aumentar el colesterol HDL, también conocido popularmente como colesterol bueno.

De hecho, los pistachos son ricos en grasas monoinsaturadas, un tipo de grasa necesario para nuestro organismo a nivel celular, que al no acumularse en las arterias ayuda a mejorar su estado y a reducir los niveles elevados de colesterol en sangre.

Propiedades del pistacho

Elevado contenido en arginina

El pistacho también aporta arginina, un aminoácido que entre otras importantísimas funciones ayuda a aumentar las defensas. Pero esta no es la única cualidad que nos aporta esta sustancia, ya que también es útil a la hora de mejorar la circulación de la sangre.

Por tanto, los frutos secos son sumamente beneficios para evitar la acumulación de grasas en las arterias.

Bueno contra la diabetes

Al igual que ocurre con las almendras, los pistachos también son un fruto seco muy adecuado para personas con diabetes tipo 2. Y es que tal y como demuestra un estudio llevado a cabo por la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona, los pistachos ayudan a reducir los niveles elevados de glucosa en sangre.

Pero esta cualidad no queda aquí, ya que como pudo constatar este estudio, ayuda a su vez a la hora de mejorar la resistencia a la insulina.

A diferencia de lo que se piensa, ayuda a controlar el peso

Los frutos secos, entre los que nos encontramos con los pistachos, siempre han sido denostados en dietas de adelgazamiento por su elevado aporte tanto energético como por ende calórico. Sin embargo, ¿sabías que los pistachos son útiles para controlar el peso?.

Esto se debe a la presencia de fibra en su composición, la cual ejerce un interesantísimo efecto saciante. De hecho, un estudio publicado en PlosOne constató que comer pistachos tres veces por semana reducía la probabilidad de sufrir exceso de peso.

Mejoran el estreñimiento

Por ese contenido en fibra sobre el que te hablábamos en una ocasión anterior, el pistacho también ayuda a mejorar el estreñimiento, al ser útiles para mejorar y regular el tránsito intestinal.

Es más, una ración de pistachos aportan alrededor de 3 gramos de fibra, lo que equivaldría a una cantidad mayor del 10% de la cantidad de fibra diaria recomendada.

 

Propiedades de los pistachos, en resumen

  • Contiene proteínas vegetales, entre las que encontramos el aminoácido arginina.
  • Cuenta con gran cantidad de grasas buenas: monoinsaturadas, ácido oleico y triglicéridos.
  • Importante capacidad antioxidante, rejuvenecedora y anticancerígena.
  • Alto contenido en vitamina E, carotenos y fitoesteroles.

Información nutricional de los pistachos

El pistacho es un alimento cardiosaludable realmente bueno, especialmente porque tiene una buena cantidad de grasas buenas, entre las que encontramos las monoinsaturadas, ácido oleico y triglicéridos.

También disponen de una importantísima capacidad antioxidante, anticancerígena y rejuvenecedora, derivadas tanto de su contenido en vitamina E como de los fitoesteroles y los carotenos que encontramos en los mismos.

Aporte nutricional del pistacho por cada 100 gramos:

Calorías 598 kcal Vitamina B9 50 µg
Hidratos de carbono 12,5 g Vitamina E 37,5 mg
Proteínas 20,8 g Carotenoides 140 µg
Grasas 51,6 g Sodio 65 mg
Fibra 10 g Selenio 8 µg
Vitamina B1 0,08 mg Calcio 135 mg
Vitamina B2 0,03 mg Potasio 1020 mg
Vitamina B3 5,28 mg Magnesio 158 mg
Vitamina B6 0,26 mg Hierro 7 mg
¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPrint this pagePin on Pinterest

educalibre