Cultivo y cuidados del Castaño

Cultivo y cuidados del Castaño
Tu voto es muy importante para nosotros

Todo lo que necesitas saber sobre el cultivo del castaño

El castaño es un género de árboles que pertenecen a la familia de las fagáceas. Produce unas semillas en forma de castañas que están riquísimas sobre todo en invierno cuando las comemos calientes. Este árbol tiene mucho que decir y no sólo por esas castañas, y sería una gran satisfacción que a través de estos consejos vieras crecer uno de ellos en tu jardín. ¿Te animas?

Familias y géneros de plantas hay muchas, pero consideramos que es una buena idea si vamos introduciéndolas poco a poco en Agromática. Concrétamente, la familia de las fagáceas está compuesta por muchos árboles que son conocidos por nosotros, alguno de hojas perennes y otros de hoja caduca. Podemos encontrar el roble, las hayas, las encinas y por supuesto, el castaño.

Características climáticas en el cultivo del castaño

El castaño es un cultivo que se adapta bastante bien al clima. Como has visto, está extendido por todo el mundo. Preferiblemente le van mejor los climas templados con condiciones húmedas. En los primeros años de vida, es necesario abrigarlo tanto del frío como de las exposiciones intensas al sol.

En cuestión de resistencia al frío, cuando el castaño es adulto no tiene problemas pero sí que hay que cuidar las heladas tardías cuando el castaño está floreciendo, aunque no suponen un problema grave debido a la tendencia tardía de brotación.

Condiciones del suelo

Como hemos comentado antes, el castaño crece bien en lugares con buena humedad ambiental. Así mismo también es exigente en cuanto a la humedad del suelo, que de alguna manera también está relacionada. Una técnica muy útil para aumentar el porcentaje de humedad del suelo y conservarlo durante más tiempo a parte de otros beneficios es la técnica del acolchado a la cuál ya le dedicamos un artículo. Con ello conseguirás un aumento de la disponibilidad de materia orgánica en el suelo, aumento de la humedad y por tanto reducción del riego y muchas otras cosas más.

El mejor pH del suelo es un tanto ácido, en torno a 6 aunque crece sin problemas a partir de 4,5,  y necesita suelos profundos con buena capacidad de drenaje, ya que no soporta los suelos encharcados, compactos o arcillosos. El problema del pH alcalino os lo explicamos a continuación. Al ser un árbol calcífugo absorbe con mucha facilidad el calcio que obtiene del suelo, tanto como pueda. Es por eso que en suelos alcalinos, el calcio se encuentra en abundancia y le provoca clorosis y problemas de crecimiento (en casos avanzados incluso la muerte).

Necesidades de abonado y riego

En cuanto a las necesidades de riego, tenemos que partir de la base de que el castaño necesita condiciones húmedas en el suelo pero sin llegar a encharcar. La cantidad y periodicidad la asumiremos dependiendo de la época en la que nos encontremos. Aun así, cuando el castaño es adulto, su sistema profundo y potente de raíces permite obtener agua donde otros árboles no pueden, por lo que en la mayoría de ocasiones, se nutren con el agua de lluvia.

En cuestión de abonado, es un árbol bastante exigente con las condiciones de materia orgánica en el suelo. Antes hemos hablado del acolchado o mulching, pero es que en este caso es de gran utilidad porque puedes aprovechar las hojas que se desprenden del castaño en otoño para hacer un mantillo de hojas que poco a poco se irá descomponiendo y pasará a formar parte de nutrientes para el árbol. Si por razones estéticas no te gusta tener las hojas alrededor del tronco descomponiéndose, puedes optar por compost ya descompuesto que realizará el mismo efecto.

Multiplicación del castaño

La multiplicación por medio de semillas tiene buena respuesta ya que el poder de germinación es bastante alto. Seleccionamos las castañas que mejor estado estén y las plantamos  o en otoño o en primavera en condiciones buenas de humedad y temperatura. Si todo va bien tardarán en torno a 1 mes en germinar.

Si no tienes semillas también se pueden obtener nuevas plantas a partir de métodos vegetativos como el acodado. Es decir, un tallo que aún no se ha separado de la madre se le induce a producir raíces, momento en el cúal ya se puede separar y trasplantar.

Lo mejor de este árbol…¿sus semillas?

Aunque sus semillas sean muy conocidas y valoradas en muchas partes del mundo (a los romanos les encantaban) el uso principal del cultivo del castaño no es por sus semillas si no por su madera, muy valorada para la realización de muebles, tarimas e instrumentos musicales.

Hoy en día también se ha intentado aprovechar en más campos la castaña, y seguramente os sonará el licor de castaña, o el pan de castaña, la crema de castaña, etc.  Sin embargo no deja de considerarse como un subproducto cuya tendencia de consumo se reduce con los años.

Fuente : agromatica.es