Como evitar que los cachorros muerdan

Como evitar que los cachorros muerdan
Tu voto es muy importante para nosotros

Todas las personas que han sufrido una mordida de parte de un cachorro con dientes afilados saben cuánto duele. Un cachorro debe ser entrenado para aprender a ser cuidadoso con su boca a fin de no lastimar a sus compañeros humanos. Puedes entrenar a tu mascota para que deje de morder empleando estrategias de inhibición de mordidas para cachorros, estrategias de redirección, o puedes ejercitarlo con frecuencia y pedirle ayuda a un entrenador de perros profesional.

Método 1

Imagen titulada Stop Puppy Biting Step 1

 

  1. Ten en cuenta la forma en que las perras enseñan a sus cachorros, y cómo estos se enseñan entre sí, a no morder. Si un cachorro muerde a otro cachorro o a su madre con mucha fuerza, este hará un sonido fuerte de “yip”. La bulla asustará al que mordió y este dejará de hacerlo. Si continúa haciéndolo, el otro cachorro aullará y se alejará. Debido a que el cachorro que muerde quiere jugar, finalmente aprenderá que no debe morder o, de lo contrario, el juego se acaba. Puedes emplear un procedimiento similar para enseñarle a tu cachorro a no morderte.

     Imagen titulada Stop Puppy Biting Step 2

  2. Si tu cachorro te muerde, haz un sonido fuerte de “yip”. Si tu cachorro empieza a jugar con la boca abierta y a mordisquearte o morderte, haz un sonido fuerte y agudo que suene como un “yip”. Esto deberá asustar al cachorro y hacer que deje de morderte.
    • Permite que tu mano quede colgando sin fuerza mientras haces el sonido y deja de jugar. Si continúa mordiéndote, aléjate del cachorro y no le vuelvas a hacer caso hasta que se comporte bien.
    • Si no deja de hacerlo, intenta decirle “Qué pena” con un tono de voz serio y aléjate de él. Ve a otra habitación e ignora a tu cachorro por 10 a 20 segundos. Esto servirá como un tiempo fuera y ayudará a enseñarle que si muerde muy fuerte, el juego se detiene.
    Imagen titulada Stop Puppy Biting Step 3
    Felicita al cachorro por su buen comportamiento. Cuando se retire, asegúrate de felicitarlo mucho y empieza a jugar nuevamente. Sigue repitiendo este proceso cada vez que tu cachorro mordisquee o muerda y se volverá cada vez más cuidadoso.

2

Utilizar la redirección

Imagen titulada Stop Puppy Biting Step 4

Aprende sobre la redirección. Otro método de entrenamiento útil que puedes emplear para detener las mordidas y otros malos hábitos es la redirección. El objetivo de este método de entrenamiento es desviar la atención de tu cachorro de tu mano o cuerpo hacia algo más que sí tenga permitido morder, como un juguete para mascar.

  • Ten en cuenta que los cachorros suelen estar en etapa de dentición mientras se les enseña a no morder, así que es importante asegurarse de que tenga juguetes para mascar que sean apropiados. De esta manera, ayudarás a aliviar un poco el malestar de su boca mientras le enseñas a comportarse bien.
Imagen titulada Stop Puppy Biting Step 5
Dale a tu cachorro un juguete para mascar para desviar su atención de tu mano. Si empieza a morderte la mano, una manera de hacer que se detenga es ofrecerle un juguete para mascar para desviar su atención de ti. Mantén un juguete para mascar a la mano cuando pases tiempo con tu cachorro a fin de enseñarle que está bien mascar un juguete, pero no tu mano.

Imagen titulada Stop Puppy Biting Step 6

 

Juega con tu cachorro. Otra buena opción de redirección es jugar con tu mascota. Si empieza a morderte, intenta jugar a jalar la soga. O si prefiere jugar a traer objetos, lleva a tu cachorro afuera y arroja su pelota o disco favorito para que lo traiga. Puedes redirigir la atención de tu cachorro de morder hacia cualquier otra actividad que le guste realizar.

3

Utilizar otras estrategias

Imagen titulada Stop Puppy Biting Step 7

  1. Haz que tu cachorro socialice. La socialización es importante para un cachorro, ya que de esa manera aprenderá los comportamientos habituales de un perro. Esta empieza desde temprana edad, cuando el cachorro aún se encuentra con su madre y otros cachorros. Tú debes encargarte del entrenamiento de socialización luego de que este deje a sus compañeros de camada (alrededor de las 8 semanas de edad) hasta que cumpla 12 a 14 semanas. Durante este periodo, debes exponer a tu cachorro a otros cachorros, perros, gatos y humanos (de toda forma, tamaño y sexo), así como a distintas situaciones, como paseos en auto, parques y actividades del vecindario.

    • El propósito de la socialización guarda relación con morder, ya que un perro sociable sabe jugar con otros perros y no muerde a la primera señal de amenaza.
    Imagen titulada Stop Puppy Biting Step 8

    Disciplina a tu cachorro de ser necesario. No permitas que se libre de la responsabilidad por lo que haga cuando lo lleves a casa. Establece límites, como, por ejemplo, los lugares donde puede estar dentro de la casa, en qué momento puede comer y con qué puede jugar. Si tu cachorro no respeta alguno de estos límites, disciplínalo de inmediato y sé consistente.

    • Por ejemplo, si no se le permite subir a los muebles, dile “¡No!” y vuelve a colocarlo en el suelo de inmediato.
    • Nunca golpees a tu cachorro. Esto solo hará que tenga miedo y un cachorro (o perro) con miedo no es buena compañía. En lugar de eso, la disciplina debe consistir en enseñarle qué es lo que quieres y recompensar su buen comportamiento. Para recompensarlo, puedes darle un pequeño premio y felicitarlo mucho. Si tu cachorro hace algo malo, ignóralo hasta que deje de comportarse mal.
    Imagen titulada Stop Puppy Biting Step 9

    Ejercita a tu cachorro seguido. Asegúrate de que haga suficiente ejercicio y tenga un tiempo de juego seguro a diario. Los cachorros suelen morder o mordisquear porque quieren jugar o porque están aburridos. Enséñale a tu mascota que ciertos juegos, como traer un objeto, atrapar el disco y jalar la soga, son aceptables para una sesión de juego.

    • Llevar a tu cachorro a pasear por un tiempo una o dos veces al día es una buena forma de que ambos, tanto él como tú, hagan ejercicio. Mantén el paseo corto (menos de 15 minutos), ya que los huesos y articulaciones de un cachorro joven aún están en etapa de formación y las caminatas largas pueden hacerles daño. NO lleves a tu cachorro a trotar o correr hasta que tenga más de 1 año.
    • Asimismo, debes destinar al menos 15 a 30 minutos al día para una sesión de juegos en que el cachorro pueda emplear algo del exceso de energía que tiene. De esta manera, ayudarás a que se concentre un poco más durante las sesiones de entrenamiento, que incluyen el entrenamiento para no morder, ya que luego de un tiempo únicamente de juegos deberá estar más calmado.
    Imagen titulada Stop Puppy Biting Step 10
    Comunícate con un profesional. Si aún tienes problemas graves con las mordidas de tu cachorro y ninguno de los métodos caseros parece ser efectivo, considera llevar a tu perro donde un profesional certificado en entrenamiento de perros. Muchas tiendas de mascotas ofrecen cursos de obediencia llevados a cabo por un profesional capacitado que puede ayudarte a enseñarle a tu mascota a no morder.

Consejos

  • Sé consistente con el entrenamiento. Entrenar a un cachorro de la forma adecuada requiere tiempo y consistencia. Tendrás que hacer cumplir las reglas y enseñarle al cachorro lo que está bien y lo que está mal constantemente.
  • Empieza a entrenar a tu cachorro tan pronto como sea posible. Mientras más joven sea cuando empiezas a entrenarlo, mayor será la posibilidad de que siga las reglas.
  • Recuerda asegurarte de que todos en la familia sigan el entrenamiento para “no morder”. Si algunos permiten las mordidas y otros no, el cachorro se confundirá y será más difícil entrenarlo.
  • Si tienes hijos pequeños, no permitas que estén cerca del cachorro hasta que este haya aprendido a no morder a las personas.
  • No muevas las manos o pies frente a la cara de tu cachorro. Esto lo animará a jugar y mordisquear tus extremidades.

Advertencias

  • Si tu cachorro es demasiado agresivo, o si amenaza la seguridad de los niños más pequeños, deberás consultar con un especialista en conducta animal o un entrenador profesional.
Fuente: wikihow.com