El poder de la música se ha desvalorizado mucho en las últimas décadas con la conocida música comercial para mover las emociones y deseos de las masas. Aunque muchos lo desconozcan o no quieran verlo, la música tiene el poder mediante el ritmo de programar nuestras mentes. La mayoría de la música que permiten y promocionan para que sea oída por todos, en radios, discotecas o top de youtube, ya sea la actual o la de hace 40 años, no importa, aunque cada vez va a peor, tiene una estructura rítmica estudiada que genera unas emociones que activan y desactivan nuestros neurotransmisores al gusto para así incrustar mensajes y palabras que nos inducen inconscientemente a comportarnos de una forma u otra ante determinadas circunstancias de nuestra vida. Esta visto y estudiado que a los niños que se les pone música clásica tienen un desarrollo mayor del cerebro, la consciencia y la calma. Antes de nada veamos como funciona el cerebro explicado por un psicólogo:

El cerebro humano constituye el órgano más importante y de mayor complejidad del sistema nervioso, es un órgano que durante la infancia sufre cambios madurativos y que es altamente sensible a los estímulos externos. Anatómicamente lo podemos dividir en dos hemisferios (derecho e izquierdo), cada uno con características funcionales diferentes y especiales, compuestos por lóbulos y cubiertos por una estructura denominada corteza cerebral en la cual se encuentran las áreas del desarrollo humano.

Los estudios neuroanatómicos han demostrado que el hemisferio izquierdo se especializa en el procesamiento del lenguaje y el hemisferio derecho en la percepción y procesamiento de la música.

El cerebro humano funciona por medio de conexiones (sinapsis) que realizan las células cerebrales denominadas neuronas y que son las encargadas de transmitir el impulso nervioso que determina nuestra conducta.

El cerebro humano presenta una alta capacidad de aprendizaje y posee la propiedad de funcionar en situaciones extremas o de déficit tanto orgánicos como funcionales, esta capacidad se denomina plasticidad cerebral.

El efecto “Mozart” y el efecto “Tomatis”

A mediados del siglo XX, un médico otorrinolaringólogo francés Alfred Tomatis, inició una propuesta de rehabilitación dirigida a personas con dificultades auditivas o de lenguaje.

Su programa terapéutico consistía en la estimulación musical a través de escuchar piezas de Mozart y otros compositores clásicos, obteniendo cambios positivos en la rehabilitación del lenguaje y en el desarrollo del habla, a este efecto se le ha denominado “efecto Tomatis”. Asimismo este eminente médico, elaboró un nuevo modelo de crecimiento y desarrollo del oído humano y reconoció que el feto escucha sonidos dentro del útero materno (tales como los movimientos de la digestión, los ritmos cardíacos y la respiración de la madre). Observó también que el recién nacido se relaja cuando oye la voz de la madre.

En 1993, Rauscher y colaboradores de la Universidad de California, publicaron los resultados obtenidos en una investigación realizada con grupos de estudiantes universitarios, a quienes se les expuso a escuchar durante 10 minutos una sonata de Mozart, logrando puntuaciones altas en las pruebas de habilidades visuoespaciales y cognitivas en general, así como un incremento transitorio del cociente intelectual. A este hallazgo se le denominó “efecto Mozart”.

Estudios posteriores han demostrado que el escuchar música de Mozart desencadena cambios de conducta (en relación a estados de alerta y calma), afectividad (induce estados emotivos) y metabólicos (aumento del contenido de calcio y dopamina en el cerebro).

La música y sus efectos en el desarrollo del cerebro

Las investigaciones que se han referido al efecto de la música sobre el cerebro infantil, han coincidido en que ésta provoca una activación de la corteza cerebral, específicamente las zonas frontal y occipital, implicadas en el procesamiento espaciotemporal.

Asimismo al evaluar los efectos de la música a través de registros de electroencefalogramas, se ha encontrado que la música origina una actividad eléctrica cerebral tipo alfa. Todo lo anterior se traduce en lo siguiente: la música (sobre todo la música clásica, de Mozart) provoca:

  • Aumento en la capacidad de memoria, atención y concentración de los niños.
  • Mejora la habilidad para resolver problemas matemáticos y de razonamiento complejos.
  • Es una manera de expresarse.
  • Introduce a los niños a los sonidos y significados de las palabras y fortalece el aprendizaje.
  • Brinda la oportunidad para que los niños interactuen entre sí y con los adultos.
  • Estimula la creatividad y la imaginación infantil.
  • Al combinarse con el baile, estimula los sentidos, el equilibrio, y el desarrollo muscular.
  • Provoca la evocación de recuerdos e imágenes con lo cual se enriquece el intelecto.
  • Estimula el desarrollo integral del niño, al actuar sobre todas las áreas del desarrollo.

Para concluir sólo resto decir que la música representa un papel importante en el proceso enseñanza aprendizaje de los alumnos (sobre todo los de educación inicial), por lo tanto, los maestros, las instituciones educativas, los padres y el personal de salud, deben conocer los alcances y beneficios que se derivan del empleo de la música como parte importante de la educación integral del menor.

Retomando mi charla, es por ello, que este magnifico poder que tiene la música clásica solamente con sonidos, sin introducir ninguna palabra es tan expectacular teniendo su opuesto en las músicas dubstep con sonidos chirriantes y de oscuridad que inducen a la agresividad y al embrutecimiento además de ser muy peligrosas escuchadas en combinación con el uso de drogas.

Volvamos ahora a la música comercial, partiendo de que el ritmo es el caldo de cultivo de emociones y estructuras mentales, los alimentos altamente envenenados con pesticidas son las palabras que usan en ellas, ya que el único fin que tienen no es el darse un bailoteo y reir un rato, si no la impronta que dejan grabada en la mente incitando al sexo, la desconfianza si tienes pareja,la sensación de miedo, apología a las drogas y una larga lista de patrones maliciosos que no hacen más que dañar la evolución personal de cada persona bloqueando la sensación de libertad.

Os pongo un ejemplo, creen que una persona que constantemente esta oyendo canciones de desamor y odio por el sexo contrario ya sea machista o feminista será capaz de encontrar una relación estable sin que sus pensamientos automática e inconscientemente cuando se encuentran con una situación que no entra en sus patrones básicos o sufren algún tipo de celo patológico lo que hacen es darle al play a toda esa lista de canciones que generan un rechazo hacia la otra persona creando un conflicto el cual si no es resuelto en muchos casos provocará que acuda a esa música como apoyo emocional para sentirse comprendid@ en su manera de pensar y decirse a si mismo, si es verdad, si tengo razón las mujeres o los hombres no valen para nada.

Desde que yo me di cuenta de este asunto, solo escucho música que genere en mi tranquilidad, paz, valentía, ganas de pensar e imaginar en positivo, en general que me inspiren fuerza para llevar mi evolución personal al máximo exponente y con ello así autoprogramarme el inconsciente para que al actuar de manera consciente se generen las actitudes antagonistas a las que la industria musical pretenden tener sumida a la sociedad, sobre todo a la juventud.

Esta industria es otro de los brazos del pulpo del poder que intenta exprimir nuestro cerebro por todos y cada uno de los ambitos tanto ideológicos, emocionales, económicos, alimenticios,farmacológicos, energéticos como sociales pretendiendo así dominar de manera muy sutil para la mayoría de los seres humanos nuestra voluntad, nuestro espíritu, nuestra libertad.

Desde educalibre os decimos, si no prepararías algo podrido o venenoso para comerte tampoco alimentes con algo podrido o venenoso tu cerebro porque al fin  al cabo solo te daña a ti. No con ello hacemos proclama contra ningún estilo musical, si no contra las palabras utilizadas en sus canciones que luego son escuchadas por millones de personas. Bien usada la música es uno de los instrumentos más poderosos para la liberación, os invitamos a crear vuestra música, cread vuestras letras, si creéis que no cantais bien no importa, no tiene porque escucharos nadie mas que ustedes mismos, pero quien mejor que uno mismo para decirse las palabras que le eleven hasta el mas alto de los estados mentales de conciencia y lo que es mas importante la ausencia total de miedo, además así desarrollarás tu creatividad y pasarás un rato muy ameno y de autoconocimiento que por seguro querrás volver a repetir. Un saludo y esperamos que os haya gustado.

educalibre